Comenzando el panorama mundial, India confirmó que atraviesa una nueva ola de la pandemia tras registrar más de 93.000 nuevos casos en un solo día -una cifra que no computaba desde septiembre pasado-, con epicentro en Bombay, y 513 fallecidos.

Ante el abrupto aumento, el primer ministro Narendra Modi convocó a la primera línea de su gobierno para analizar nuevas medidas para contener la escalada de casos, así como para acelerar la campaña de vacunación, mientras que varios estados ya endurecieron las restricciones, por ejemplo, con el cierre de centros educativos y límites a las reuniones.

Por ese camino se dirigen algunos países de América latina, nuevamente una de las regiones más golpeadas por la pandemia con nuevas máximas de contagios y muertes.

Perú registró anoche su máximo récord de muertos diarios con casi 300, tras lo cual el presidente, Francisco Sagasti, reconoció que el plan de vacunación estaba plagado de problemas e irregularidades y anunció que están preparando uno nuevo en medio de la segunda ola de la pandemia que azota al país a solo una semana de las elecciones generales.

En el marco de este rediseño, el ministro de Salud, Oscar Ugarte, anunció que están negociando con Rusia la compra de 20 millones de dosis de la vacuna Sputnik V.