Pablo Dacal está nominado a los premios Gardel como Mejor Album Artista de Rock por “Mi esqueleto”. Habló en #RockoSapiens por la 97.7 sobre las expectativas y los proyectos en cuarentena.

Se mostró un poco sorprendido, porque “Nunca me dieron mucha bola en la industria musical en este país, pero bienvenido sea”. Igual, aclaró que “ceremonia presencial no va a haber. Es una especie de tramoya del destino bastante graciosa para mí. Haber sido nominado en esta ocasión, en la cual no tengo la oportunidad de romper mi smoking o usarlo. Calculo que ganar un premio debe ser interesante. Nunca me ha sucedido. Me gustaría, la verdad”.

Si bien se mostró hace unos años muy crítico con la industria de la música, especialmente con el rock, Dacal expresó que “me honra profundamente que mucha gente haya considerado “Mi esqueleto” como un disco a ser considerado el año que pasó.”

Considera que “El rock es música de viejos. Hoy no tiene peligro para nadie. Lo que está sucediendo es otra cosa. La música que late en la contemporaneidad es otra, no tenemos dudas. Pero sí hay algo de la energía de la disconformidad y frontalista del rock que va a persistir siempre”.

El músico relató que este tiempo de pandemia se concentró en el trabajo en su casa. “Lo único que extraño realmente es poder moverme un poco por el país, por las ciudades, cosa que el año pasado no hice tanto pero en años anteriores hice un montón. Pero estuve trabajando bastante en casa. Estoy con dos discos y dos libros”.

Adelantó que está investigando sobre la vida de Ignacio Corsini. Va a ser un libro y también un disco. El otro es un grupo de canciones que no tuvieron cabida en discos, “quedaron guardadas en los cajones”. Las va presentando individualmente. “Las canciones se han vuelto a liberar de los discos, del formato, que corresponde a otra época”, señaló.

Escuchá la entrevista completa acá.