En una carta titulada “Por una democracia sin presas y presos políticos”, funcionarios y dirigentes denuncian que la “persecución política, judicial y mediática a la que es sometida” tiene como autores al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y al Tribunal Superior de Justicia de la provincia.