Un estudio publicado en la revista científica Nature da cuenta de que las medidas de aislamiento social adoptadas por 11 gobiernos de Europa preservaron la vida de 3,1 millones de personas en ese continente durante la pandemia de coronavirus entre enero y mayo de 2020.

Alrededor de 170.496 personas murieron en toda Europa desde el inicio de la pandemia de Covid-19, según cifras recopiladas por la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, y la mayoría en países como el Reino Unido, Francia, España e Italia.

Los autores del relevamiento hicieron el cálculo inverso basándose en la cantidad de muertes por Covid-19 registradas en esos países para tener un estimativo de cuántas personas se contagiaron durante el punto más álgido de la pandemia. El corte está dado el 4 de mayo, que fue cuando algunos gobiernos comenzaron a relajar las medidas de aislamiento social.

“Estimamos que a través de los 11 países entre 12 y 15 millones de individuos se infectaron con SARS-CoV-2 hasta el 4 de mayo, lo que representa entre el 3,2% y 4% de la población”, explicaron los investigadores del Imperial College de Londres y de la Universidad de Oxford, también en el Reino Unido, que trabajan junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la confección de modelos basados en datos.

Para el estudio se usó información de Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Noruega, Suecia, Suiza, España y Reino Unido. En la actualidad, aislamiento mediante, el número de contagios que puede provocar cada paciente diagnosticado bajó a uno o menos, lo que impide la expansión del Covid-19.

Sin el aislamiento social podría haber ascendido a 3,1 millones el número de casos fatales durante la pandemia, pero así dadas las cosas sólo España se habrían salvado 450.000 vidas.

“Nuestros resultados demuestras que las intervenciones no farmacéuticas y el aislamiento social en particular han tenido un gran efecto al reducir la transmisión (del Covid-19)”, agregaron.

Por eso se recomienda “continuar la intervención” estatal para mantener la transmisión de Covid-19 “bajo control”.