La Unión de Trabajadores de la Educación, informó que realizará recorridas por establecimientos con especialistas en Seguridad e Higiene para determinar el estado de las instalaciones.

Los docentes se reincorporarán a las aulas en la Ciudad de Buenos Aires tras el receso por vacaciones. Aunque la expectativa está puesta en el inicio de clases previsto para el miércoles 17 de febrero, los sindicatos siguen reclamando que se sumen nuevas demandas – como la reducción del número de chicos en cada ‘burbuja de grado’, por ahora establecida en 30 alumnos- en el marco de los protocolos de la llamada “presencialidad segura”.

Según indicaron a la prensa desde la cartera educativa del Gobierno porteño, “durante la semana se avanzará con las propuestas que cada escuela prepara para cumplir los protocolos que permitan una vuelta a la presencialidad segura”.

Mientras tanto, desde uno de los gremios docentes -la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)- informaron que realizarán recorridas por establecimientos de la CABA con representantes del gremio, familias y especialistas en Seguridad e Higiene para determinar el estado de las instalaciones, cuestión que adquiere más relevancia a partir de la pandemia y en especial por la intención de iniciar el ciclo lectivo con presencialidad.

Y además, los gremios, recalaron que no se oponen al retorno a las aulas de manera presencial pero plantean que deberá concretarse a partir de un procedimiento que definen como “cuidado, gradual y bimodal (por la coexistencia a lo largo del año de enseñanza con presencia en el aula y actividades a distancia y remotas)”.