En esta era, donde todo se encuentra digitalizado, más que nunca vendemos con lo que nuestros clientes y potenciales clientes pueden ver. En la antigüedad, los mayores comerciantes y genios del marketing fueron los fenicios, un pueblo de la Mesopotamia.

Los fenicios sabían que lo que se vendía primero debía entrar “por los ojos”. Entonces, creaban recipientes de vidrio que moldeaban y coloreaban con una delicadeza justa para encantar hasta la corte egipcia.

Hoy, que nos movemos en redes sociales, venimos a comentarte algunos consejos para poder conseguir más vistas e interacciones en los videos que subimos a la sección de “reels”.

Calidad del video

En Pompeya, la antigua ciudad romana, las excavaciones arqueológicas encontraron no solo locales comerciales y cartas con propuestas gastronómicas, sino también ofertas y publicidades. En ese momento, como hasta algunas décadas atrás, el secreto estaba en lo ingenioso y en la calidad del contenido que rodea al producto. Entonces nos encontramos con algunos “lemas” que nos hace reconocer de inmediato una marca o un producto.

Y esto es fantástico. Pero, si no somos una gran empresa o una multinacional y recién arrancamos, tenemos que aprender a posicionar lo que ofrecemos. En esta época, donde lo visual va siempre acompañado de un buen audio, es importante que podamos editar el contenido de la mejor forma.

Por eso, en caso de que lo necesitemos, podemos recurrir a algún programa para crear videos agregando fotos y música. Es muy importante contar con un buen video para que, por su calidad estética, consiga una cantidad exponencial de vistas e interacciones con el perfil.

Asegurarse las interacciones

Para asegurarnos las interacciones, no requerimos de una gran fórmula. En una red como Instagram, el algoritmo nos posiciona conforme los hashtags que empleamos. Entonces, es importante que busquemos los hashtags que mayor visitas y seguimientos tienen. Algunos deben ir en otros idiomas para aumentar la interacción.

¿En qué consiste la interacción? Por un lado, el mirar el contenido, el colocar “me gusta”, por otro lado los comentarios y, algo más importante: la sección de guardado. Si subimos un contenido que da gracia, como un meme, nos aseguramos que la publicación se comparta.

Algunas páginas mantienen su cuenta como privada para asegurarse los seguidores. Otros lo dejan público para poder contar con los enviados y guardados. Entonces, si, por ejemplo, tenemos un emprendimiento gastronómico, subir una receta puede asegurarnos que se guarde y comparta.

Elegir bien el sonido que acompaña

Así es. Una publicidad que perdure en el tiempo, suele tener una canción pegadiza. Pero, en Instagram, no necesitamos ser los publicistas más originales para triunfar porque la plataforma ya asegura una estructura compartida y consumida por miles. Por lo que, con subirnos a la ola, ya estaremos compartiendo.

En la plataforma que inventó los “reels”, se crearon ciertos formatos, como la aparición de tips, un baile o algunas canciones. Aprovechemos eso que está de moda y mostremos nuestros productos o contenidos, asegurándonos de que será consumido.