Muchas veces recurrimos al celular o la tablet para calmar la frustración, aburrimiento o enojo de nuestros niños y niñas. Pero con esa acción le estamos impidiendo que desarrollen herramientas para aprender a identificar y tramitar esas emociones.

Así lo explicó la licenciada María Laura Lezaeta en #BienestarYOtrasYerbas. Aunque aclaró que es importante tener en cuenta el momento particular que estamos viviendo por la pandemia.

“Estamos en un momento peculiar donde la tecnología convive con nosotros. Ahora, a raíz de la pandemia la usamos también para fines laborales, y en el caso de los chicos, educativos. Y eso nos hace que tengamos que ser más flexibles respecto al tiempo frente a las pantallas”.

En ese sentido señaló que “a veces, por cuestiones laborales se complica darles el tiempo que necesitan, y recurrimos a la tecnología inevitablemente”.

“Pero es importante saber que en los momentos en que los chicos sienten frustración o enojo, si recurrimos a la tecnología, no les estamos dando la oportunidad de tener herramientas para que conozcan sus emociones, para que aprendan a regularlas. Estas son habilidades muy importantes para la vida”.

Así, explicó que “cuando recurrimos al celular o la tablet para calmarlos, no estamos brindándoles esa oportunidad para enseñarles esas habilidades”.

¿Entonces qué hacemos?

Para la especialista “es importante poner en palabras las emociones, explicarle al chico que ahora no se puede darle lo que desea, y ver qué se puede hacer juntos, antes de darle el celular para que se calme. Inventar historias, jugar al veo veo. Es importante identificar la emoción y buscar herramientas para superarla”, indicó.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA ACÁ