Los 132 trabajadores de la planta de Caseros no cobran sueldos desde hace dos meses, no perciben aguinaldo y esta semana, la empresa paralizó la fábrica de motos.

Como respuesta a los reclamos de los empleados, su dueño Walter Steiner les propuso pagarles $4.200 esta semana y darle a cada uno un generador eléctrico, propuesta que fue rechazada.

La única novedad concreta es que la empresa comunicó a los trabajadores que podrán cobrar un Repro de $3.500 cada uno, la asistencia que brinda el Estado Nacional. Si bien el cartelito está colgado en la puerta de la planta, aún no lo cobraron.

La compleja situación de Zanella, líder en ventas durante mucho tiempo, hizo que la empresa cerrara en los últimos meses, sus plantas de Mar del Plata y de Cruz del Eje en Córdoba. No pagó aún la indemnización de los 40 despedidos cordobeses, a los que les ofreció el 60% de lo que les corresponde en 8 cuotas.

En la planta de San Luis, los 34 despedidos arreglaron cobrar el 65% en 7 cuotas. Mientras los 70 trabajadores que quedan en la planta están sin cobrar el sueldo y aguinaldo desde hace dos meses y con muy poco trabajo.

En Caseros, donde está la sede central fundada hace más de 70 años, los trabajadores no saben como subsistir, la empresa les adeuda entre $100.000 y $120.000 a cada uno y les paga entre $2.000 y $5.000 semanales, si no protestan.

Los trabajadores se cansaron de pedirle a Steiner, dueño de Zanella, que les de una moto en parte de pago, pero el empresario se negó. “Ahora nos propone que cada uno nos llevemos un generador eléctrico, unos equipos viejos que hay tirados en la planta desde hace varios años”, señaló Walter Sauan, delegado de Caseros.

La empresa insiste en pedir un procedimiento preventivo de crisis, pero la UOM lo rechaza. El próximo encuentro será el jueves a las 15 en la Secretaría de Trabajo, mientras tanto, los trabajadores esperan poder volver a trabajar y denuncian que Zanella terceriza el armado de motos en Mar Maquinaria.